Madre: Sagrada Energía por Psíquica Violeta

Fecha de publicación 5/10/2019
Categoría: Destino y significado de la vida



Gracias por la vida, los sueños y el amor incondicional, Madre te honramos!


Author's Photo por la Psíquica Violeta x9649
La Diosa es la inspiración divina de la humanidad. No es sólo la reina de los cielos y de la tierra, es además Diosa del amor incondicional; a través de la unión con ella la humanidad puede retornar a su suprema gloria espiritual.

Como la Diosa es la personificación de la Tierra, se la hace equivaler a la Madre, que nos alimenta y provee para nuestras necesidades
. Según los textos y escrituras antiguos, los humanos estamos hechos a imagen de Dios/Diosa; significa que todas las mujeres en la faz de la Tierra encarnan el principio femenino, y que todos los hombres personifican el principio masculino.

Las civilizaciones antiguas construyeron templos y santuarios como tributo a su poder y a su fuerza; se celebraban grandes festividades en su honor. Ella era el objeto último de toda la adoración religiosa en el mundo antiguo dado que, sin la protección de la pródiga y divina madre, el hambre asolaría la Tierra; como gran proveedora, estaba intrínsecamente vinculada con el destino de la humanidad. 

Como el mundo contemporáneo parece aquejado de problemas insuperables, las personas comienzan a poner sus ojos en la antigua mitología de la Diosa para encontrar sus propias soluciones. Por esta razón, hemos de permitir vivir de nuevo a la Diosa; la hemos de incorporar de nuevo a nuestras vidas porque necesitamos sentir nuestro orgullo interior.

Honrar la energía femenina desde nuestros ancestros, somos gestados en el vientre de una mujer, en un cuenco sagrado, por lo tanto somos seres divinos, sagrados, completos y espirituales. La madre es un ser especial y único, su amor no conoce fronteras, obstáculos ni imposibles, te da protección, cobijo y regocijo sentirlo, invita a compartir, agradecer y servir, es un regalo cósmico universal que hay que atesorar.

La madre es el apoyo seguro, el espíritu intuitivo y creativo, la prosperidad y abundancia, entendiendo esto como la energía Yin de la cual todos somos poseedores, tanto hombres como mujeres.

Cuando honramos a la madre, la vida se hace fácil, placida y segura, los sueños se cultivan y se pulen, llevados del plano intangible al de lo tangible, construyendo metas hasta materializarlos. Todos tenemos esa luz que nos conecta con la madre divina, con lo sagrado femenino, que se enfoca en crear, contener, sentir y en fluir desde el corazón.

Seamos madres amorosas, aún sin tener hijos físicos; día a día, cada persona está gestando algo, ya sea un plan, un proyecto de vida, un sueño
. Nos conectamos con el arquetipo de madre cuando cuidamos de alguien, mostramos empatía y disposición de ayudar, cuando sembramos una idea y la nutrimos cada día hasta verla nacer, materializada en este plano físico. 

Si más personas, no solo mujeres, conectamos con esta energía divina, el mundo sería muy diferente, gente ayudándose entre sí, sosteniéndose unos a otros, actuando desinteresadamente, Creando y concretando sueños, legando a este mundo hijos energéticos que aporten un bien a la humanidad.

Gracias por la vida, los sueños y el amor incondicional, Madre te honramos!!
 

Comparte esta página


Deja tu comentario

Para poder dejar un comentario debes ingresar a tu cuenta. Haz clic aquí para iniciar sesión

Comentarios

Ver todas las categorías de artículos